Mi primer gran viaje de la vida, el primero de muchos. Colombia es un país hermoso, entretenido y movido, pero al mismo tiempo es el lugar perfecto para desconectarse de todo y de todos, un espacio para el amor propio. Este fue un viaje que realicé sola (primera vez que lo hacía) hace exactamente un año (Agosto del 2018). Fue un viaje bacán, siento que despertó en mí las ganas de viajar y desde entonces viajo cada semana de vacaciones que tengo.

Por Josefina Preisler

En esta ocasión solo estuve en Colombia 7 días, pero es para ir por varias semanas porque es realmente maravilloso. Mi viaje fue de Santiago a Santa Marta con escala en Aeropuerto el Dorado (Bogotá), y de vuelta se sumaba una escala en Lima. Ahora les comento qué hice durante estos días.

** Aclaración: aun soy estudiante por lo que mi presupuesto era ajustado para algunas cosas como restaurantes, pero no escatimaba en gastos cuando de tour y conocer se trataba**

DÍA 1: Llegué a Santa Marta a eso de las 8 de la mañana de allá. Recuerdo que hacía un calor húmedo que en mi vida había sentido y yo muy pajarona estaba con jeans y poleron (primer error, lleven un short o falda en la mochila de mano porque el calor allá es cosa seria). Desde el aeropuerto a la ciudad podías tomar un taxi (20.000 colombianos) o tomar una micro (eso hice, 750 colombianos si no me equivoco, era demasiado barato). La ciudad de Santa Marta en sí no es tan bonita como Cartagena, tiene una playa que recorre gran parte de su extensión así que si te aburres puedes perfectamente ir a tirarte con tu pareo un rato. Cerca de la ciudad (para ir en micro) se encuentra el pueblito de Taganga.

DÍA 2: Amanecí muy temprano (6:30), armé mi mochila y me encaminé hacia el famoso Parque Tayrona. Para llegar debes llegar por micro al terminal de bus (que no es más que una pista de la calle). Ese bus, que me costó 8000 colombianos, se demora aproximadamente 1:30-2:00 horas en llegar a la entrada del Parque desde donde se puede empezar a caminar. Afuera habrá gente queriendo arrendarles hamacas, carpas, habitaciones, etc. (Si sigues de largo por la carretera llegarás al sector de la Guajira. No fui en este viaje pero quedará como un pendiente para cuando vuelva a Colombia).

DÍA 3: Obviamente me desperté tempranísimo por el sol y el calor. Un taxi pasó a buscarme a mi hostal, luego pasó por otros pasajeros y partimos a Minca. Estuvimos aprox 1 hora en auto hasta llegar al pueblo más cercano
(que no recuerdo el nombre) muy lindo y lleno de locales, cafés, etc. Desde ahí inicia la caminata hacia los pozones de agua, que deben ser unos 40 minutos-1 hora caminando tranquilamente comiendo los mangos que
encontrarán en el suelo. Van a recorrer varios pozones, que a mí parecer fueron lo más bacán de mi viaje (no quiero generar grandes expectativas pero fue el día que más feliz estuve).

Descarga el itinerario completo, en la parte de arriba del post.